Visita Reikiavik y fin de viaje. Día 10

Era nuestro último día en Islandia, y lo dedicamos a visitar Reikiavik.

Hoy no tocaba madrugar, nuestro apartamento estaba en la ciudad decidimos levantarnos a las 10:30 para prepararlo todo desayunar recoger montar todos nuestras cosas en el coche dejar el apartamento e irnos a recorrer Reikiavik. Por cierto sabes una cosa Reikiavik es la capital más septentrional del mundo.

Nuestra primera parada del día fue el viajero del sol qué se trata de una especie de esqueleto de un bote junto al mar con las montañas nevadas al fondo.
Para nosotros la mejor manera de empezar el día en Reikiavik.

Cuando llegamos a él el cielo estaba completamente azul y desde el viajero del Sol teníamos una preciosa estampa justo frente a nosotros de las montañas nevadas y el mar.

No crees que fue una preciosa manera de empezar el día.
Estas vistas no has cargado las pilas para empezar a conocer Reykjavik, el día anterior lo habíamos visto de noche, tocaba disfrutarlo a luz del sol.

montañas nevadas y el mar

 viajero del sol

Decidimos dejar el coche aparcado por esta zona, pagamos el parquímetro para casi todo el dia y nos fuimos dirección a la iglesia de Reikiavik Hallgrímskirkja.

Por el camino estaba alucinada viendo y observando las casitas tan monas que tienen el esta zona central de la ciudad.

Ayer por la noche casi no se veían muy bien, pero hoy con la luz del día se veían preciosas.

Sería una locura irse de aquí y no hacerles un pequeño book a esas casas coloridas y con el toque que les dejaba la nieve verdad.

Pues aqui teneis una pequeña muestra de las casitas que en el centro de Reikiavik os podeis encontar.

A cada cual más bonita.

casita reikiavik

casita reikiavik

casita reikiavik

casita reikiavik

panaderia reikiavik

panaderia reikiavik

panaderia reikiavik

Algunas de ellas son restaurantes o tiendas, como pasa en cualquier centro de una capital, es donde están los restaurantes, bares y tiendas de souvenirs.

Esta calle Frakkastígur es la que tomamos para subir hasta la iglesia, y por el camino nos llegó el olor de esos preciosos bollos que veis en la foto.

Como no aun habiendo desayunado hacía menos de una hora el olor a pan caliente nos llamó y caímos en la tentación de esos bollitos de chocolate, que por cierto estaba muy buenos.

Ahh y que decir que la panadería estaba llena de gente local, el sitio está genial veis a los panaderos trabajar, no hay muros, ellos están a la vista.

Esta panadería se llama Brauð & Co.

Y tras caminar unos pocos paso ya no encontramos frente a Hallgrímskirkja.

Es una iglesia luterana de hormigón blanco, ella domina la ciudad, y el visible a 20 km de distancia.

Su fachada es una maravilla, basada en las columnas de basalto de la cascada Svartifoss. Pero cuando entras dentro te encuentras con la sobriedad y sencillez.

Pero sin olvidarte de un elemento muy llamativo, su órgano, que consta de 5275 tubos.

Se puede subir a lo alto de la torre para ver Reikiavik desde lo más alto, los precios son 900 ISK por adulto.

No podemos hablaros de estas vistas, no subimos a la torre, nos quedamos dentro de la iglesia disfrutando de un ensayo de un coro que cantaría esa misma noche.

La acústica del lugar es maravillosa, a pesar de la gente que entraba y salía (alguna sin respeto por lo que allí estaba aconteciendo) nos sentamos en los bancos y dejamos que nuestros oídos disfrutaran.

Hallgrímskirkja

Hallgrímskirkja

Hallgrímskirkja

Hallgrímskirkja

Después decidimos adentrarnos en el casco viejo de Reikiavik, el cual alberga varios puntos de interés, y es el corazón de la capital. En él se pueden encontrar desde el ayuntamiento  hasta el parlamento.

Nuestra primera toma de contacto fue con el lago Tjörnin.

Este lago pese a su pequeño tamaño es uno de los más conocidos, por su ubicación.

En este lago se encuentran más de 40 especies de aves migratorias, cisnes, gansos, charranes árticos…

El lago se congela en invierno, pero las autoridades descongelan parte para las aves que allí se encuentran.

Dar de comer a los patos es popular entre los pequeños, los patos se te acercan a pedirte que les des algo, incluso te pueden perseguir.

lago Tjörnin

lago Tjörnin

Detrás de este lago se encuentra el parque Austurvöllur, hoy es popular entre la gente para hacer picnics a veces acoge conciertos en directo.

Frente a él se encuentra Alþingishúsið el parlamento.

Estos dos puntos nosotros los vimos el día antes por la noche.

En esta zona también se encuentra Dómkirkjan la catedral de Islandia.

Dómkirkjan la catedral de Islandia.

Seguimos caminando hacia la calle Túngata en busca de nuestro destino que no era otro que Basilíka Krists konungs la Catedral Cristiana de Islandia.

Después de la Primera Guerra Mundial, el número de islandeses católicos había crecido lo suficiente como para pensar en la construcción de un templo de mayor tamaño. Se decidió construir una iglesia neogótica .

La única torre forma parte de la fachada principal y en ella se encuentra una sola puerta.

 

Basilíka Krists konungs

Basilíka Krists konungs

A la derecha de esta Catedral se encuentra que es  es la escuela privada más antigua y de mayor antigüedad de Islandia, establecida en 1896.

Los estudiantes que asisten a la escuela tienen edades comprendidas entre 5 y 16 años.

Actualmente se encuentran en ella unos 200 estudiantes.

Landakotsskóli

Tras todas estas visitas volvimos a las calles centrales, donde se encuentran los bares y restaurantes para comer.

El frío a se estaba apoderando de nuestros cuerpos y el cansancio ya se notaba.

Hicimos la parada para reponer fuerzas y sobretodo calor.

Al salir de comer dimos otra pequeña vuelta sin rumbo por la zona centro de Reikiavik.

Después de las últimas horas en la ciudad tocaba ir acercándose al aeropuerto, el hotel de esa noche lo teníamos justo enfrente de él, ya que al día siguiente nuestro avión salia a primera hora de la mañana, pero en el camino hicimos una parada para ver una construcción vikinga, que actualmente es un  hotel.

También vimos Hafnarfjarðarkirkja una preciosa iglesia que se encuentra justo al lado de la zona, con una preciosas vistas al mar por cierto.

Hotel Viking

Hafnarfjarðarkirkja

Y aquí esperamos nuestra última hora antes de ir a entregar el coche e irnos al hotel.

Nos tomamos nuestro último café en Islandia charlando animadamente de todo lo que habíamos visto y vivido en este viaje.

 

Un viaje que jamás olvidaré, ya que en el vi cosas increible que nunca pensé que existirían, vi cascadas que me enamoraron, vi playas de arena negra cubiertas de hermosos icebergs, pude tocar un glaciar y ver uno precioso, el cual el sol iluminaba y me dejó un recuerdo único, y qué decir de las auroras boreales, eso  no tiene ni adjetivo ni explicación, simplemente hay que verlas para poder hacerse una idea.

Gracias Islandia por enseñarnos todo lo que tienes y todo lo que escondes.

Tenemos claro que volveremos, queremos verte verde, queremos disfrutar de tus largas horas queremos ver ese sol de media noche, queremos recorrer las zonas que se nos quedaron por ver.

Todo esto será en otro momento, por ahora me llevo ese precioso recuerdo que tengo de ti.

Related Post

5 thoughts on “Visita Reikiavik y fin de viaje. Día 10

    1. Hola chicos.
      Lo primero gracias por dedicarnos un ratito siempre que podéis. Es un placer teneros por nuestro mundo viajero.
      Que palabras más bonitas, asi siento todo lo que vi y viví en Islandia.
      Como siempre os digo el día que tengáis la oportunidad no lo dudéis ni un momento, es un lugar que no olvidareis jamás.
      Besos y abrazos.
      Carmen.

  1. Os felicito,es un reportaje precioso,todas las fotos que nos mostrais,son las mismas, de esos lugares que notros visitamos en enero-febrero del 2017 ¡¡impresionante!! gracias

    1. Hola Angel.
      Madre mía no sabes qué gustazo, acaba de ser abrir la web y encontrarme este mensaje.
      Gracias a ti por leernos, por dedicarnos parte de tu tiempo y sobretodo por mostrarnos que lo que hacemos te a gustado.
      Parece mentira, pero estos mensajes motivan a una para seguir contando nuestras historias viajeras.
      Me alegra saber que te gustan las fotos y todo lo que mostramos de Islandia, sinceramente nos tiene robado el corazón. Un cachito de nosotros está allí.
      Por cierto, en enero y febrero Islandia tiene que estar blanquísima, tuvo que ser precioso. Nosotros la visitamos en Noviembre y nos dejó un recuerdo precioso.
      Bienvenido a nuestra casita virtual. Un placer tenerte por aquí.

      Saludos.
      Carmen y Ramón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *