Día 6: Parque Nacional Skaftafell-Vatnajokull

Nuestro anterior día nos había dejado en Hófn.

Este día el desayuno fue diferente al resto, lo teníamos contratado en el servicio del hotel y tenemos que decir que fue espectacular.

Tenemos de todo, nos hicieron huevos, tortitas, había todo tipo de cafés, leches, fruta, fiambres… vamos lo que es un desayuno para todos los gustos.

Hoy el día había amanecido más gris que los anteriores, pero eso no nos desanimaba para nada, metimos todos nuestros trastos en el coche y nos dispusimos a recorrer kilómetros.

Como los días anteriores veíamos poco a poco como Islandia despertaba desde la carretera.

Poco a poco la oscuridad daba paso a la luz y empezábamos a disfrutar con las vistas, en este tramo de 80 km hay varias fincas con glaciares cercanos.

Y si casi darnos cuenta llegamos a nuestro primer punto del dia.

Diamond Beach.

Puff que decir de este lugar, que cuando lo vi se me pusieron los pelos de punta, sin más.

En esta playa de arena negra y mar agitado vienen a morir los iceberg del Glaciar Breiðamerkurjökull.

Los iceberg que allí podemos ver son de varios colores, los hay pulidos, blancos y algunos casi azules.

Sin ninguna duda un lugar que nos dejó sin habla y nos sorprendió gratamente.

Recomendamos sin ninguna duda visitar esta playa única.

 

Diamond Beach

Diamond Beach

Diamond Beach

 

Y seguimos alucinando en este lugar al sur de Islandia, caminamos por la ribera del río Jökulsá (el más pequeño de Islandia)

Para llegar a la laguna glaciar de Jökulsárlón donde encontramos una multitud de icebergs vagando a la deriva.

Hay que pasear hasta la laguna y dedicarle tiempo para verla y disfrutar de esa alucinante maravilla de la naturaleza, donde los icebergs pueden estar navegando hasta casi cinco años.

Si os quedáis un tiempo tranquilamente allí podéis ver incluso focas, nosotros vimos una.

Como datos curiosos decir que la laguna solo tiene 80 años, y que hasta mediados de de la década 1930 el glaciar Breiðamerkurjökull llegaba hasta la carretera, hoy en día retrocede con rapidez (500 metros cada año).

 

En esta zona podéis contratar circuitos en barco por la laguna, dicen que son excelentes, nosotros no podemos opinar.

En la misma zona encontrareis las oficinas para contratarlos.

Este circuito sale del lado este del aparcamiento.

  • Ice Lagoon Zodiac ofrece excursiones en zodiac de 1 hora con un máximo de 20 pasajeros.

La empresa se encuentra en un enorme camión desde el lado oeste del aparcamiento.

 

 

Focas en Jökulsárlón

Laguna Jökulsárlón

Laguna Jökulsárlón

 

Abandonamos este precioso lugar grabado en nuestra retina por lo impresionante que fue estar allí y pusimos rumbo al nuevo destino.

Fjallsárlón Iceberg Lagoon, se encuentra a unos 10 km al este de Jokulsarlon, por la carretera 1 hay un cartel que indica su desvío.

Es un glaciar de fácil acceso, donde los icebergs se despegan del glaciar Fjallsjökull.

La laguna está bordeada por senderos para recorrerlo.

Sinceramente llegar allí y encontrarte en frente el glaciar fue otro momento del viaje.

Nunca habíamos visto nada igual, estábamos completamente solos, otras dos parejas y todos en silencio, alucinando con lo que estábamos viendo.

Nosotros nos lo encontramos todo completamente blanco, era maravilloso para la vista y para los sentidos.

Nose me recorrió una sensación de sentirme pequeñita ante era maravilla natural, me dejó alucinada.

Allí a lo lejos estaba el glaciar con millones y millones de años, los trozos de icebergs que se van rompiendo,la laguna y yo, silencio y asombro.

Y para que el momento fuese aún mejor tuvimos la suerte de escuchar cómo se rompía un trozo del glaciar. No pudimos verlo porque no nos lo esperábamos pero solo escucharlo, fue lo único que rompió el silencio.

Si tenéis tiempo suficiente os recomendamos pasaros por esta maravilla.

Cuando le da el sol se ve tan bonito.

Otro de esos lugares de Islandia que dejaron huella en mis recuerdos.

 

Por cierto, si disponeis de tiempo tenéis un trekking de unas 5 horas desde un glaciar a otro.

Nosotros no teníamos tiempo , pero tiene que ser precioso ir bordeando las lagunas, viendo los icebergs navegando en dirección al mar.

Tenemos claro que esta es una de las cosas que haremos cuando volvamos a Islandia.

 

Tras las fotos y una parada técnica para necesidades varias en la zona de la cafetería continuamos nuestro camino ponemos rumbo a Hof, para encontrarnos con un lugar que al principio me costó mucho encontrar su nombre para poder ubicarlo en el mapa.

Pero era algo que no me quería perder, y tras buscar y buscar San Google me dio y nombre y fácilmente su ubicación.

Que grande es Google.

Y aquí en este pueblito a 28 km desde la última parada nos bajamos del coche para ver la “Casa Prao” más bonita que había visto.

La iglesia Hofskirkja

Es la última iglesia con techo de césped que se encuentra en Islandia.

Fue construida en 1884, está hecha en madera, paredes, suelos, ventanas excepto el techo, que fue construido con losas de piedra y recubiertas con hierba.

Era algo habitual este método de construcción ya que era una de las mejores formas de mantener el calor dentro durante el invierno.

Esta iglesia es una de las 6 de Islandia que se conservan como Monumento Histórico.

Está dedicada a San Clemente.

 

 iglesia Hofskirkja

Iglesia Hof

Tras estos momentos que parecían sacados de un cuento, ya que esta iglesia es preciosa, tomamos carretera para acercarnos al

Parque Nacional Skaftafell-Vatnajökull.

En este parque hay muchas cosas que hacer, puedes pasar unas horas para visitar glaciares, esto solo es posible en verano.

Nosotros llegamos aquí con una intención clara, encontrarnos con …

Svartifoss.

Al parque se llega sin problemas por la ring road, tiene aparcamiento.

Teníamos que caminar poco más de 2 km para encontrarnos con ella, pero de camino fuimos disfrutando de otras cascadas menos famosas pero no por eso menos bonitas, (Hundafoss   Magnúsarfoss) paseamos por pequeñas arboledas de abedules, cruzamos ríos sobre puentes y finalmente por un pequeño camino llegamos a encontrarnos con ella Svartifoss que significa “Cascada negra

Esta cascada enmarcada por columnas de basálticas negras volcánicas hace que sea protagonista en centenar de postales del país.

Esta cascada ha inspirado a varios arquitectos del país, siendo el mejor ejemplo la iglesia  Hallgrimskirkja en Reykjavik

Cuando te la encuentras cara a cara junto a esas columnas negras entiendes porque merece la pena venir a verla, a sentirla, a disfrutarla.

A sentirte otra vez algo tan pequeño para la madre naturaleza que forma preciosidades como esta.

Simplemente alucinando nos quedamos.

Tuvimos la suerte de estar casi solos

La bajada estaba algo peligrosa, había hielo por el camino, recomendamos que si viajais en época fría os lleveis unos crampones.

Parque Nacional Skaftafell

Parque Nacional Skaftafell-Vatnajökull

Magnúsarfoss

Svartifoss
Svartifoss

Mientras deshacemos el camino volviendo al coche decidimos que era un buen momento y lugar para parar a comer.

Hacía sol, calentaba un poquito y se estaba la mar de agusto la verdad.

Sacamos nuestros kits de supervivencia islandesa, nos comimos como de costumbre unos bocatas con un café calentito y volvimos a estar en ruta en poco menos de media hora.

Teníamos un punto marcado en el mapa una bella cascada en un enclave precioso.

Foss á Síðu

El río Fossá cae sobre un acantilado de basalto y termina 30 metros más abajo.

Lo llamativo de esta cascada es que durante los fuertes vientos que llegan del mar la cascada comienza a fluir hacia arriba, ya que su corriente no es nada fuerte.

Esta cascada no se puede ver desde cerca, está dentro de una granja, hay una verja en la entrada.

Toca verla desde la carretera.

Poniéndome en el punto del viajero me da rabia no poder verla, no poder acercarme, no poder entrar, entender que es algo público y no poder disfrutarlo.

Pero si me pongo en la piel de las personas que allí viven entiendo perfectamente que cierren la entrada de su casa, no será de buen gusto tenerla todos los días llena de gente haciendo fotos.

Las personas somos de cada padre y cada madre, seguramente hay gente muy respetuosa, pero claramente otro no lo será tanto.

Foss a Sidu
Foss a Sidu

Ahora ponemos rumbo a nuestro destino final del dia, Vik.

Mientras conducimos por la que para mi es la carretera más bella del mundo, vamos guardando pequeñas postales en nuestra memoria de este país donde la naturaleza tiene tanta fuerza, tanto valor.

Antes de llegar a Vik, teníamos que pasar por un lugar muy especial.

Laufskálavarða donde hay montículos de lava.

En este lugar existe una costumbre, cualquier viajero que pase por él tiene que poner una piedra para que su viaje fuera favorable.

La Administración pública ha llevado hasta allí piedras para que la tradición pueda continuar en la actualidad.

Nosotro no podíamos ser menos, y disfrutamos de un precioso atardecer el un lugar tan mágico como este.

Y si pedimos un deseo porque no.

 

Y para finalizar nuestra ruta por carretera  pasamos por la zona de Vík í Mýrdal donde rellenamos gasolina y subimos a fotografiar su iglesia.

Víjurkirkja.

Esta iglesia de 1930 se eleva sobre Vík  destacando por las vistas del pueblo.

Desde ella también se puede ver Reynisdrangur, piedras emergentes del mar que se pueden ver en el extremo occidental de la playa.

Según cuenta la leyenda son los mástiles de un barco que estaba robando los trolls cuando fueron sorprendidos por la luz del sol.

El los acantilados próximos se pueden ver frailecillos siempre que sea la época.

Vik i Myrdal Church
Vik i Myrdal Church

Y así ponemos punto y final a nuestro día por Islandia.

Llegamos al hotel, nos acomodamos un poco y sacamos unos aperitivos para charlar un rato.

Ese tiempo lo dedicamos a hablar con la familia, decirles que estábamos bien, que aquello cada vez era más alucinante.

Y como no para charlar entre nosotros, hablar de lo que habíamos visto y poner en conjunto los planes para el día próximo.

Pero mientras estábamos tranquilamente haciendo todo esto el telefono empezo a sonar, era las previsión de las auroras.

No nos lo podíamos creer, hoy teníamos una buena probabilidad para verlas.

El cielo estaba algo encapotado,pero las teníamos encima esta ver.

Según iba avanzando la tarde la probabilidad iba aumentando.

Nos asomamos a la ventana de la cocina y allí vimos algo que quería intuir una aurora.

Rápidamente nos vestimos corriendo, salimos a la calle y empezamos a ver una leve aurora boreal asomar.

Decidimos montarnos en el coche y buscar un lugar un poco más alejado.

Fue dicho y hecho.

Encontramos uno cerca al lado de la carretera, salimos del coche y empezamos a alucinar.

Todo el viaje estaba esperando por verlas, según pasaban los días cada vez pensaba que teníamos menos probabilidades de verlas, pero al final aquí estaban.

No fueron enormes, no cubrieron todo el cielo, pero para mi fueron las mejores del mundo.

Recuerdo como gritaba al verlas.

Que fenómeno tan maravilloso, como poco a poco el pequeño hilo verde que atravesaba el cielo se iba moviendo, iba bailando al son de mi felicidad.

Me deje llevar tanto por la emoción que podía oírlas bailar, podía oír como surcaban el cielo.

Fue maravilloso.

aurora boreal

Aurora boreal

Aurora boreal juntos

Día 5 Los fiordos del este Nuestra ruta por Islandia

2 thoughts on “Día 6: Parque Nacional Skaftafell-Vatnajokull

    1. Puede que sea uno de mis post favoritos de este viaje.
      Mientras lo escribía me he visto allí por otra vez.
      Me alegra mucho que te guste.
      Gracias por pasarte y por tus palabras.

      Besos y abrazos.
      Carmen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *