10 Cascadas en Islandia que no te puedes perder.

10 cascadas en Islandia, difícil elección cuando esta isla se la conoce con el nombre del “país de las 1000 cascadas” verdad.

Pues hoy te traemos un post donde te enseñamos las que para nosotros fueron nuestras cascadas top.

Claro está que no las vimos todas, algunas por falta de tiempo y otras porque las circunstancias climatológicas no nos lo permitieron, pero aun así vimo muchas y de todas esas hemos hecho una recopilación para que tu también las conozcas.

Te quedas con nosotros y te las presento.

Goðafoss. La cascada de los dioses.

Este nombre le viene dado por un episodio vivido en la historia de Islandia, donde  lagman Þorgeir que era como “el presidente del consejo” decidió que los islandeses aceptaran el cristianismo, para confirmarlo decidió lanzar todos los objetos paganos a esta cascada, y desde entonces lleva este nombre.

Esta cascada se precipita por un campo de lava.

No es la más grande, ni la más caudalosa, pero para mi es la más bonita.

Recordar que esta cascada tiene dos miradores, uno a cada lado, en los dos hay parking.

Os recomendamos verla desde las dos riberas.

Goðafoss

 

Svartifoss. La cascada negra.

Esta cascada recibe ese nombre porque está rodeada de negras columnas de basalto geométricas, en esta cascada está inspirada la iglesia de Reikiavik.

Svartifoss se encuentra en el corazón de Parque Nacional Skaftafell, este salto tampoco es caudaloso, pero el enclave donde se encuentra la cascada la hace única, y protagonista de muchas postales de la isla.

Svartifoss

 

 

Gullfoss. Las cascada dorada.

Es la cascada más visitada de la isla, su cercanía a Reikiavik la hacen pertenecer al Círculo Dorado.

La cascada se formó por la ruptura de una placa y el inmenso bloque de roca ha creado los dos saltos de agua que la forman, el primero de ellos de 11 metros de altura y el otro de 21 metros.

Esta cascada también se puede ver desde las dos riberas, y desde caminos asfaltados que acceden casi a sus entrañas.

En los días soleados gracias a la cortina de agua que se forma en ella puede aparecer un enorme arcoiris.

Pero esta cascada ha estado a punto de desaparecer, en ella querían construir un proyecto hidroeléctrico, pero el propietario de las tierras se negó. Los constructores finalmente consiguieron el permiso del Gobierno.

Al enterarse de esto la hija del dueño en señal de protesta llegó andando descalza hasta Reikiavik y amenazó con que si al final se construían ella se lanzaría a la misma cascada.

Finalmente la construcción no llegó a finalizarse y gracias a ello podemos disfrutar de esta maravilla, que actualmente es una reserva natural.

Gullfoss cascada

 

Kirkjufellsfoss.

Es una cascada de solo 5 metros de altura y 3 caños de agua, pero su peculiaridad la da el monte Kirkjufell que juntos hace un equipo perfecto, llegando a ser uno de los lugares más fotografiados de Islandia.

Una de las paradas que te recomendamos si te animas a recorrer la península de Snaefellsnes, en el oeste de Islandia.

Tenemos que agradecer mucho a los agricultores dueños de las tierras ya que en 2014 dieron permiso para que se pudiera construir un aparcamiento y sendero hasta la cascada. Sin esto seguramente sería imposible disfrutarla.

Kirkjufellsfoss

Seljalandsfoss. La cascada que verás desde otra perspectiva.

La caída de esta cascada es de 60 metros, su caudal no resulta tan espectacular como el de otras, pero Seljalandsfoss tiene algo que no tienen las demás.

Algo que la hace especial y única.

Puedes verla desde el interior. Hay un camino a la derecha de la cascada (está un poco resbaladizo) que te lleva a su cueva interior.

Cuando estás detrás de ella te quedas asombrado.

Y no menos importante es la cascada que se encuentra a pocos metros de su hermana mayor.

Tendrás que seguir el camino marcado y llegarás a un pequeño cañón, adéntrate sin miedo, no te arrepentiras.

 

Seljalandsfoss

 

Bruarfoss. La cascada de agua turquesa.

Una cascada muy pequeña en comparación con muchas de las que hay en Islandia, pero el color que tiene esta cascada no lo tiene ninguna.

Esta cascada está fuera del camino trillado con lo cual le da un punto extra.

Se encuentra en una zona residencial, las señales son un poco confusas, a nosotros nos costó varios minutos encontrarlas porque los caminos que te indica el GPS están vallados.

Os animamos a buscarla en vuestro próximo viaje por Islandia, os dejará atónitos.

Nosotros la vimos al anochecer, no se aprecia muy bien su bello color en las fotos.

Bruarfoss

Skógafoss. La cascada que esconde un cofre lleno de tesoros.

Con sus 60 metros de caída y 25 de ancho es una de las más grandes de Islandia.

Puedes llegar hasta ella caminando,cosa que nosotros hicimos y te recomendamos, oirás como ruge esta cascada y es abrumador.

Pero también te tenemos que decir que tienes que estar preparado para mojarte de lo lindo.

Si te toca ver esta cascada en un dia soleado tendrás altas posibilidades de ver uno o dos arcoiris gracias a su bruma.

Y qué te parece subir 527 escalones. Pues si tienes un dia soleado no lo dudes y súbelos para ver esta cascada desde su espectacular mirador.

Por cierto sabes que esta cascada esconde un tesoro.

Según cuenta la leyenda  Þrasi Þórólfsson (el primer colono vikingo de la zona) alrededor de 900,  escondió el cofre y se dice que el primer hombre que vaya allí encontrará grandes tesoros.

Skógafoss

 

Dettifoss. La cascada más caudalosa de Europa.

Conocida como la bestia aunque su nombre podría traducirse como “La Cascada Que Se Derrumba”

Con una caída de 45 metros, y un ancho de 100 esta cascada tiene un volumen de agua de 500 metros cúbicos de agua por segundo.

Te aconsejamos que consultes el estado de las carreteras para llegar a esta cascada, según las condiciones climatológicas puede que te la encuentras cerrada.

Era una de las que no teníamos claras si podiamos verla o no, pero al final tuvimos suerte.

Esta cascada se puede visitar desde sus dos orillas.

 

Dettifoss

Öxarárfoss. La cascada movida por el hombre.

Esta cascada se encuentra en el parque nacional Thingvellir, y se cuenta que fue construida accidentalmente en la Edad Media para tener agua lugar sagrado Thingvellir.

Esta cascada es chiquitita, y está llena de rocas.

Para ver esta cascada tendrás que hacer un pequeño paseo desde la zona de parking.

Öxarárfoss

Hjalparfoss. La cascada gemela.

Esta cascada está formada por la confluencia de los ríos Thjorsa y Fossa en el Valle de Thjorsa.

Esta cascada enmarcada por formaciones de basalto crea una bonito contraste a la vista.

Estos dos saltos de agua tienen 9 metros. Esta cascada también está fuera de las rutas populares, podrás disfrutarla en soledad.

Hjalparfoss

 

Esperamos que os guste nuestra elección de cascadas en Islandia.

Esta elección es a título personal, seguramente no todo el mundo opine como yo.

Para que podais localizarlas facilmente sin tener que buscarlas una a una os dejamos un mapa y así las localizamos en un vistazo.

Related Post

2 thoughts on “10 Cascadas en Islandia que no te puedes perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *