Mulu, y sus impresionantes cuevas. Día 8

Despertamos en Mulu, Borneo, el dia prometia. Tocaba visitar las famosas cuevas del parque.

Desayunamos en el hotel  y pronto nos fuimos dirección al parque.

Contratamos el servicio de traslado al parque en el hotel visto lo ocurrido el día anterior.

Os dejamos la web del parque

Llegamos al parque en menos de cinco minutos, nuestro conductor fue muy amable y simpático, nos contó un poco lo que veríamos hoy pero con el trayecto corto no le dio tiempo a explayarse mucho.

Al llegar nos preguntó a qué hora nos venía a buscar. Y que nos esperaría en el mismo lugar donde nos dejó. En la puerta del parque.

Llegamos un poco temprano pero dimos un par de vueltas por la zona de recepción.

Poco a poco llegaban nuestros compañeros del día, y tras ellos nuestros guías.

Se nos presentaron, pasaron lista y nos llevaron al  embarcadero.

Hoy tocaba navegar río arriba por el Melimau.

El trayecto es alucinante, navegando rodeados de selva densa, naturaleza salvaje, ruidos de todo tipo.

 

 

La primera parada es a un pueblo donde viven unas personas y te llevan a su mercado.

Personalmente este tipo de visitas no nos gustan.

 

Tras terminar el recorrido llegamos a la Cueva del Viento “Wind Cave”

Recibe su nombre por los vientos que entran en ella generando unas corrientes en la cueva.

Esta cueva está llena de estalactitas y estalagmitas, algunas llegan a unirse entre ellas.

Necesitarás usar tu linterna de vez en cuando para poder ver por dónde pisas.

Una cueva alucinante, increíble.

 

 

 

 

Increíble verdad?

 

Tras esa visita volvimos a montarnos es nuestra barquita para hacer otro dulce paseo con esas preciosas vistas.

Ahora tocaba visitar la cueva del agua clara “Clearwater Cave”

Desde donde llega el barco hasta la cueva hay que subir varias por no decir bastantes escaleras, como 300, con calor humedad, os podéis imaginar.

Pero tras llegar a ella todo el cansancio se olvida, os lo aseguramos.

Esta cueva consta de más de 200km de los cuales un pequeño tramo está abierto para visitantes, otros tramos están para especialistas.

Aqui descubriras porque recibe ese nombre, dentro de la cueva se encuentra un río con un agua azul turquesa, alucinante ese color dentro de la cueva.

Por cierto no está permitido bañarse.

Dentro de la cueva verás varias obras de arte que ha hecho el agua en forma de estalactitas y estalagmitas.

 

 

Después de terminar la visita nos bajaron de vuelta al parque.

A nosotros nos tocaba esperar, ya que no teníamos el transporte hasta el hotel, pero como en el parque hay cafetería paramos a comer y descansar un rato.

Tenemos que decir que el servicio excelente, estaba todo buenisimo.

Volvimos a la entrada de recepción a la hora prevista, tocaba otra gran visita, ahora visitamos Deer Cave and Lang Cave.

Para llegar hasta ellas tendremos que caminar unos 3km disfrutando de la naturaleza que existe en el parque, y aprendiendo sobre los arboles que alli se encuentran.

La primera cueva que visitamos fue Lang´s Cave esta cueva es más pequeña que la anterior y por eso se ve la primera, en ella encuentras auténticas maravillas de la naturaleza.

Si la anterior te pareció maravillosa, esta es aun mejor.

Estas cuevas nos dejaron alucinados.

 

Finalizando esta visita nos dirigimos a la cueva grande, de hecho hasta hace poco fue la cueva más grande del mundo.

Esta cueva tiene más de 2km de longitud y 180 metros de altura.

Esta cueva es el hogar de más de 2 millones de murciélagos compuestos por 12 especies diferentes.

Tenemos que decir que con tantos murciélagos el olor que allí hay no es el más agradable del mundo.

Os imagináis porque verdad.

La cueva es francamente enorme.

Estos murciélagos que hay en ella crean un precioso espectáculo al atardecer, donde salen en bandada por un orificio en la piedra a comer.

Salen formando espirales de miles de murciélagos, salen para devorar mosquitos

Increíble.

Este espectáculo se llama el éxodo de los murciélagos, y lo podrás ver si no llueve, ya que la ecolocalización no es buena mientras caen del cielo miles de gotas de lluvia.

Nosotros no pudimos ver ese precioso espectáculo, estaba lloviendo.

 

 

Tras este momento toca deshacer los pasos andados y volver a la entrada del parque.

Nosotros decidimos cenar en la cafetería, y así terminar un bonito dia en ese maravilloso lugar.

Aunque mañana volveríamos para otra magnífica experiencia, que os contaremos próximamente.

 

DÍA 7 llegada a Mulu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *