Llegada a Mulu. Día 7

Mulu es una pequeña aldea situada en el mapa gracias al fascinante parque que allí se encuentra.

Nosotros la llamamos aldea ya que en una pequeña recta de apenas unos km se recorre

map-mulu.

Pues lo dicho, desayunamos en el hotel, llamamos al UBER y nos fuimos al aeropuerto.

Pasamos todo los controles rutinarios y fuimos a la puerta a esperar el avión.

Y aquí empiezan las anecdotas del día.

 

En la sala de espera éramos poca gente, creo recordar que sobre 10 personas, con lo cual nos tuvieron que reubicar a todos el el avión.

Teníamos que tener el peso en el medio y compensados.

Y bueno lo de avión por llamarlo de alguna manera jajajaj.

vuelo-mulu

mulu-vuelo

 

Ya sabía que para este viaje tocaba un avión de aspas, pero tenía la esperanza de que no fuese así.

A mi lo del tema del avión me daba un poco de respeto simplemente.

Lo cierto es que el vuelo de poco menos que una hora fue estupendo.

No hubo ningún percance en ningún momento. Lo disfrutamos con las vistas.

Secretos a vista de pájaro.

Mulu-borneo

borneo-malaysia

Tenemos que decir a favor de la compañía que para ser low cost nos dieron un sandwiches y un zumo en un vuelo de 50 min.

Ojala aprendieran el resto de compañías.

 

Al llegar al aeropuerto nos estaban esperando.

Llevábamos contratado el hotel desde casa y la recogida era un servicio que ofrece.

habiamos leido que habia poca oferta y al ser tan pequeño el pueblo no quisimos arriesgarnos, pero nosotros vimos bastantes lugares para alojarse, incluso a 5 pasos del parque.

 

También tenemos que decir que contratar este hotel fue un error (cosa que solo sabes cuando estás alli)

Estaba demasiado lejos del parque.

 

El hotel estaba en un enclave precioso la verdad, era cómodo, un lugar tranquilo, sin ruidos y tenía desayuno incluido.

hotel-mulu

mulu-hotel

Tras acomodarnos el chico del hotel nos dijo que nos pasaremos por allí, nos invitó a un café y nos estuvo vendiendo las visitas al parque por un precio muy superior.

Te meteran un poco de miedo, como que el parque está muy lejos para contratarlas tu, que igual no hay sirio, que ellos hacen las gestiones y tu disfrutas bla bla bla…

Le dijimos que no estábamos interesados y nos bajó un poco la oferta, le volvemos a decir que no y lo cierto es que se nos puso  un poco a la defensiva y ahí sí que cerramos el capítulo de las excursiones con el hotel.

No sabíamos no que nos encontraríamos en el parque, pero después de lo sucedido en el hotel estaba claro que con ello no.

Sabíamos que en el parque vendían el paquete de las excursiones, pero lo que no sabíamos era que lo harían tan bien.

Os recomendamos contratar en el parque.

Al llegar a información uno de los trabajadores te pregunta cuales son las visitas que te interesas, los días de los que dispones y horarios de vuelos.

        Aquí nuestra información de excursiones.

servicios-mulu

 

Con todos estos datos te cuadran los días para que los disfrutes lo mejor posible.

Tras finalizar todos los trámites, donde te apuntan horas, te apuntan en el libro de las visitas, te dan las pulseras pagas y todo queda listo.

Por cierto, si la excursión  no sale por motivos de lluvia, se pospone 30 min, si después de eso tampoco puede salir te devuelven el dinero.

Aquí os dejamos la web del parque

 

Tras terminar todas las gestiones nos fuimos a comer a la cafetería y a esperar para nuestra primera visita.

Hoy teníamos visita nocturna, íbamos a la caza de animales en libertad.

Cuando llegó la hora esperamos en la puerta de informacion, llegaron otras dos parejas y a los pocos momentos nuestro guia.

Se presentó, nos explico un poco lo que íbamos a ver, nos recomendó encarecidamente el silencio.

 

Los protagonistas de la noche en Mulu.

 

mulu-palo

mulu-walk-night

mulu-rana

mulu-noche-ciempies

Adentrarnos en aquella experiencia fue fascinante.

Empezamos a caminar tras en guia por las maderas que llevan el sendero, eso sí todo en silencio y a oscuras.

La única luz que se veía eran nuestras propias linternas alumbrando nuestros pies.

Poco a poco nos adentramos más en la naturaleza, se notaba porque empezábamos a escuchar sonidos de los animales.

Animales en libertad, nadie nos garantiza visualizar algo.

Poco a poco vimos ciempiés, bichos palo, y espeluznantes arañas.

Las más enormes que he visto en mi vida.

Y unas tela majestuosas, de esas perfectas tejedoras.

Me acuerdo de alumbrar hacia la derecha y de repente una enorme araña amarilla bajo de su tela y se quedó parada.

Y en ese momento nuestro guia solo se le ocurrió que apagamos las linternas.

Quería escuchar si teniamos algun pajaro cerca.

Y yo pensando en aquella araña al lado mía sin ver lo que hacía.

Esta es mi amiga.

 

mulu-araña

mulu-spider

mulu-bicho

Seguimos caminando apreciando todo tipo de insectos, alguno que no había visto en mi vida.

Como sapos enormes, escondidos entre las hojas caídas de los árboles.

Y hablando de sapos.

Aqui tengo otra anécdota.

Hubo un momento que con las lluvias el río se desbordó, pasamos por esa zona y lógicamente el agua llegaba hasta la pasarela.

El agua nos llegaba a mitad de pierna, y a nuestro guía le apetecía que apagaramos otra vez las linternas.

Se paró a escuchar un rato y nos habló de unos sapos que hacía un ruido característico, los cuales si se acercaban a ti  te rozaban te inyectaban un veneno.

Y que quereis que os diga, a mi con las piernas en el agua no me hacía ninguna gracia la verdad.

 

mulu-noche

mulu-paseo-nocturno

Al finalizar la visita el guía te pregunta por tu alojamiento para llamar al hotel y que te pasen a buscar.

Y aquí aparece otra anécdota de ese día.

Menudo día de anécdotas.

Jajaja ahora escribiendo todo esto me acuerdo y me parto de la risa, menudo día este.

Buen la cosa es que no teníamos transporte, ya que al salir corriendo del hotel no lo contratamos.

Con lo cual le comentamos que iríamos caminando, a lo que él nos dijo.

“Caminar por el centro de la carretera, las serpientes cuando anochece salen a la carretera, y en el medio es más improbable que las encontremos”

Os podéis imaginar nuestras caras.

Yo me imaginaba las cunetas llenas de serpientes jajajaj.

Cuando salimos a la carretera sin luces, solo con nuestras linternas y pensado que el camino era largo, ahí nos acojonamos un poquito.

Pero en el medio de la oscuridad absoluta vimos acercarse unas luces de un coche, y como en esta parte del mundo hay gente muy amable tuvimos la suerte de que una furgoneta que transportaba a turistas a el único resort de la zona se paró a nuestro lado y nos llevó.

No nos pidió nada a cambio, pero nosotros le dimos una propina por su gesto y porque nos salvó esa noche más que de serpientes de un mal rato.

 

Nuestras impresiones de este día.

    Conseguir un hotel lo más cerca del parque.

    O si os gusta nuestro hotel contratar el transporte.

    No os dejéis engañar por los que gestionan las visitas, el parque está preparado para ello.

    Muy recomendable la visita nocturna, una preciosa experiencia.

Día 6 Raflessia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *