Conociendo Roma, nuestro primer día.

Llegamos a Roma el 24 de Noviembre, habíamos pasado mediodía en Praga paseando sin rumbo para hacer tiempo hasta la hora de ir al aeropuerto.

Nuestro vuelo salía a media tarde, volamos con Vueling, y tuvimos un pequeño retraso de 30 minutos más o menos.

Al llegar  a Roma compramos en el aeropuerto el ticket para el autobús que te lleva al centro.

Nos bajamos en Termini, para así coger el metro que nos llevase a nuestro apartamento. 

Dejamos las mochilas y los abrigos y nos fuimos corriendo al metro para bajar a La Fontana di Trevi.

queríamos verla iluminada y con el poco tiempo que teníamos ese día era una parada perfecta.

Y tenemos que deciros que Roma nos regaló una estampa perfecta.

Al parecer había un partido de fútbol muy importante y la fuente estaba acordonada, con lo cual estaba vacía.

Por suerte había seis o ocho personas como nosotros haciéndose fotos desde las barandillas, algo precioso que no olvidaremos nunca.

Verla así de vacia fue el broche perfecto para empezar Roma.

Regalos inesperados

Fontana di Trevi
Fontana di Trevi
Fontana di Trevi
Fontana di Trevi
Fontana di Trevi
Fontana di Trevi

 

La mañana despertó lloviendo, pero de una manera horrible.

Decidimos que la mejor opción era pasarla en El Vaticano, por lo menos allí dentro no nos íbamos a mojar.

Por el camino empezamos a ver que el día cambiaría un poco, ya que se podían ver algún claro.

Primero paramos en la Plaza de San Pedro, dicen que esta plaza es la más conocida del mundo, y puede acoger a más de 300.000 personas.

Lo más impresionante de la plaza, son las 284 columnas y 88 pilastras que bordean la plaza.

En lo alto de las columnas hay 140 estatuas de santos.

Saltando en la plaza de San Pedro
Saltando en la plaza de San Pedro
Columnas y santos
Columnas y santos

En el centro de la plaza destaca un obelisco y en época navideña un gran pino.

Y que decir de lo que te puedes encontrar dentro.

Simplemente obras de arte elevadas a la máxima potencia.

Da igual si eres religioso o no, entrar en la basílica es admirar un arte perfecto.

Ya que las esculturas que hay están son increíbles. 

Piedad, de Miguel Ángel.
Piedad, de Miguel Ángel.
Cúpula de la Basílica
Cúpula de la Basílica
Cúpula de la Basílica
Cúpula de la Basílica
Baldaquino de San Pedro.
Baldaquino de San Pedro.

 

Trás observar éstas maravillas, nos fuimos a contemplar otras aún mejores.

No sin antes hacernos unas fotos con la Guardia Suiza, que llaman muchísimo la atención sus uniformes.

 

Guardia Suiza en la puerta
Guardia Suiza en la puerta
Pareja de Guardia Suiza
Pareja de Guardia Suiza

 

Nos fuimos a la Capilla Sixtina. Y que decir de lo que allí se encuentra.

Madre mía. Hay si que hay cuadros, tapices, y como no el famoso techo de Miguel Ángel.

Tapíz en el museo Vaticano
Tapíz en el museo Vaticano
Techos en el museo
Techos en el museo
Escaleras infinitas del Vaticano
Escaleras infinitas del Vaticano

Estas escaleras son la ultima obra de arte que uno puede admirar en Capilla Sixtina.

Un gran final para la visita.

Tras finalizar nuestra visita,  decidimos ir hasta el Trastevere.

Un barrio muy agradable de la ciudad, que gusta por su aire bohemio y su tranquilidad.

Fuimos dando un paseo por la orilla del río Tiber.

Orillas del Tiber
Orillas del Tiber
Otoño en Roma
Otoño en Roma

 

Callejeamos por sus rincones, descubriendo otra Roma que en mi primera visita no había visto.

Una Roma tranquila, sin tanto bullicio, ni ruido, ni coches, y por muy raro que suene ni gente.

En esta zona vimos la Basílica de Santa María.

Comimos en este barrio, en un restaurante que buscamos por tripadvaisor, y la verdad que no defraudo.

Entrada al Trastevere
Entrada al Trastevere
Barrio Trastevere
Barrio Trastevere
El restaurante elegido
El restaurante elegido

 

Volvimos sobre nuestros paso para acercarnos al centro de Roma.

Nos fuimos al Campo di Fiori. Cuando llegamos ya estaba terminando en mercado, nos quedamos con las ganas de verlo.

 

Ya empezada a anochecer, mas o menos sobre las 5 de la tarde.

Recorrimos calles cercanas sin un rumbo fijo, dejándonos sorprender por esa Roma mágia.

Poco a poco descubrimos un lugar mejor que el anterior.

Basílica de Sant'Andrea della Valle
Basílica de Sant’Andrea della Valle
Momentos de Roma
Momentos de Roma

Hasta que nos topamos con esta majestuosidad.

 Monumento a Víctor Manuel II
Monumento a Víctor Manuel II

Subimos a su terraza (no a la azotea) y desde allí disfrutamos de unas vistas del Coliseo muy bonitas.

Tras ver eso nos miramos y bajamos a ver el Coliseo alumbrado.

La verdad que personalmente no nos gusto como lo tienen alumbrado, creemos que pierde muchísimo.

Tiene muchísimas luces para una zona tan pequeña, con lo cual hay zonas que solamente se ven zonas de luz.

Vistas desde Monumento de la Patria
Vistas desde Monumento de la Patria
Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Aunque parezca por las fotos que es muy tarde, al ser noviembre anochecía muy temprano.

Miramos el reloj y creo que eran como las 7 de la tarde,  seguimos la ruta y nos fuimos hasta la Fontana di Trevi.

sabíamos que no podíamos tener tanta suerte esta vez por tenerla otra vez para nosotros solo.

Pero que mejor manera para acabar el día que en el que para mi hasta el momento era el lugar mas bonito de Roma.

Fontana di Trevi
Fontana di Trevi

 

Y con esta estampa le dimos las buenas noches a Roma.

Mañana seria otro día y estábamos ansiosos por seguir conociendo esta ciudad tan visitada.

Aquí os dejamos un mapa donde se encuentran todas las zonas que nombramos en el post.

 

 

5 thoughts on “Conociendo Roma, nuestro primer día.

  1. Bueno me habéis convencido para ir a Roma (le tengo un poco de manía…) a Diego también le gustaría. La fontana di Trevi tengo entendido que está petada así que habéis tenido suerte (a mi hermano le hubiera venido bien el día que le pidió la mano a mi cuñada jajaj o igual mejor con gente para que no pudiera escapar no lo tengo claro)

  2. La verda que Roma es digna de ver. Nos alegramos de haberte convencido con nuestras palabras. Sí tuvimos muchisima suerte porque los días siguientes allí no cojia ni un alfiler. Es un gran recuerdo que tenemos. Si te digo que no nos lo creiamos, flipamos cuando la vimos así. Tememos otro post pendiente de Roma, con una sorpresilla jijijj. Esperamos que también os guste. Gracias por pasaros viajeros

    1. Hola buenas noches.

      Ante todo gracias a ti por dedicarnos tu tiempo.
      Esperamos haberte sido de ayuda, si necesitas cualquier cosa aquí nos tienes.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *