Praga, nuestro primer día. Dulces sensaciones

 

Y así llegamos a 21 de noviembre. 

Sonó el despertador y nos levantamos temprano porque nuestro vuelo salía a las 9 de la mañana y nuestro aeropuerto Stansted estaba a una hora en coche.

Os podéis imaginar el madrugón que nos dimos.

Después de buscar la mejor manera para llegar entre todas las posibles el tren y taxi nos salina a casi el mismo precio. Nos decantamos por el taxi, que nos venía a buscar a casa y nos dejaba en la puerta del aeropuerto.

El trayecto nos costó cerca de 50€ pero a esas horas es lo que teníamos.

En el aeropuerto fue todo correcto, no tuvimos ningún problema con mochilas ni con líquidos.

(La última vez que hicimos traslado en Londres tuvimos movida con los líquidos)

El vuelo fue con Ryanair, nuestro primer vuelo con esta compañía, y al contrario que con Vueling este se nos retrasó cerca de tres cuartos de hora.

Y así empezaba una etapa nueva de nuestro viaje por Europa.

Nos íbamos a Praga.!!

Nada más llegar a Praga cambiamos 50€ a coronas checas.

Ya que la República Checa está en la comunidad pero no tienen en Euro

El cambio estaba bastante bien, salimos a fuera y buscamos la manera para llegar al centro.

¿Cómo llegar al centro de Praga desde el aeropuerto?

Salimos y tomamos el autobús  número 100 que nos llevaba hasta la estación de metro Zlicín.

El billete se saca en unas máquinas que hay en la misma parada, no va por zona, sino por tiempo, y sirve para todos los transportes autobús, metro y tranvía

Sacamos uno de 45 minutos.

Bajamos en la última parada que nos deja en el metro, en la línea B.

Hicimos un trasbordo y llegamos a nuestro destino Hlavní nádrazi donde se encuentra la estación central.

 

 Plano metro Praga
Plano metro Praga

https://www.disfrutapraga.com/metro

El apartamento se encuentra a pocos minutos caminando de allí.

En este viaje nos animamos a alojarnos en apartamentos.

Tenemos que deciros que fue una pasada, el trato de recepción muy amable, nuestro vuelo salía a media mañana y sin ningún problema nos dejamos allí nuestras mochilas.

Al abrir la puerta de nuestra habitación descubrimos un paraíso para descansar de las caminatas que iremos haciendo según pasaban los días.

No se escucha ni un ruido de la calle, la calefacción siempre encendida y unas camas super cómodas.

El apartamento “CitySpot”  lo reservamos por Booking. 

http://www.booking.com/hotel/cz/cityspot.es.html

Y esto fue lo que nosotros nos encontramos.

El alojamiento perfecto.

 

CitySpot Praga
CitySpot Praga
CitySpot Praga
CitySpot Praga

Si algún día planeáis un viaje a Praga os recomendamos estos apartamentos, están caminando a menos de 10 minutos de la plaza vieja y a menos de 5 de la plaza de Wenceslao.

Despues de alucinar con el apartamento nos pegamos una ducha y salimos a conocer la ciudad.

La tarde (aunque ya era de noche) era fría y húmeda, cosa que ya nos imaginábamos.

Tras caminar menos de 5 minutos nos encontramos con la Torre de la Pólvora, me parecía increíble que estuviera tan cerca de nuestro hotel.

Y allí nos quedamos mirándola un buen rato, ya que es una maravilla, y de noche más.

 

Torre de la Polvora
Torre de la Polvora
Torre de la Pólvora
Torre de la Pólvora

 

Seguimos caminando por la calle que atraviesa la torre, es una calle del casco antiguo y comercial, con tiendas de souvenir, cambio de divisas, algún que otro restaurante.

La verdad que la calle cuenta con unas fachadas increíbles, todas las casas a la misma altura, unas pegadas a otras.

Ya que estábamos allí cambiamos un poco más de dinero porque antes solo cambiamos lo junto, y sin ningún problema, hay que comparar unas con otras porque había una diferencia un poco grandes entre algunas.

Según avanzamos por la calle se iba oyendo el murmullo de la gente y ya sabíamos que estábamos llegando a la plaza, yo estaba nerviosa, tenía unas ganas enormes de ver la iglesia de Tyn, llevaba viéndola por internet cosa de tres semanas y cada  vez me parecía más preciosa.

Y de repente apareció, pude ver sus cúpulas en lo alto y sus dos torres en una esquinita de la calle, ya estaba a pocos pasos de poder verla en todo su esplendor, y así fue, al dar la curva ya se veía la entrada a la plaza, ahí sí que estaba nerviosa, gritaba como una niña, solo decir “mírala Ramón, mírala”.

A pesar de ser cerca de las 5 de la tarde ya era de noche, estaba preciosamente alumbrada y yo me quede mirándola muchísimo tiempo, no se decir cuanto la verdad pero para mi era poco, solo quería mirarla y mirarla.

 

Disfrutando por la plaza.

 

Iglesia de Tyn
Iglesia de Tyn
Iglesia de Tyn
Entrada a la plaza
Iglesia de Tyn
Iglesia de Tyn
Reloj Astronómico
Reloj Astronómico

 

Paramos a ver el Reloj Astronómico, el cual es maravilloso, tiene el diseño de un astrolabio y en sus tres partes es capaz de marcar cinco momentos del tiempo a la vez

El principal atractivo del reloj es el desfile de los doce apóstoles que se produce en las horas puntas de 8 a 20 horas

Además de los apóstoles están el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte.

 

Reloj astrológico Praga
Reloj astrológico Praga

Cierto es que es un espectáculo total verlo, esta noche solamente lo vimos parado, sin el desfile y es perfecto.

Empezamos a caminar sin rumbo fijo, y sin saber lo que íbamos viendo, estábamos perdidos por la ciudad, una ciudad preciosa, de esas que no puedes bajar la mirada.

No teníamos la intención de aparecer por el puente, porque la verdad creíamos que estaba mucho más lejos.

Pero caminando y caminando nos encontramos con estas vistas.

No nos preguntéis exactamente desde donde son porque no sabríamos deciros cómo llegamos. Simplemente son regalos que te hace la ciudad cuando la ves por primera vez.

Hemos de decir que fue un regalo precioso.

 

Charles Bridge Prage
Puente de Carlos

Un gran final para el primer día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *