Londres, unas vistas diferentes

19 de Noviembre, comenzaba nuestro tercer día en Londres.

Con la suerte de ser sábado y tener a nuestros amigos a nuestra entera disposición.

De hecho ellos nos tenían preparada una sorpresa para este día.

Nos levantamos y nos fuimos a desayunar como todas las mañanas a la cafetería que tenían cerquita de casa.

Este día desayunamos un café con leche y una carrot cake, que por cierto no estaba nada buena la verdad.

Al terminar cojimos el metro y no nos dijeron en qué parada teníamos que bajarnos, porque aquí empezaban las sorpresas.

Entonces nosotros por no llevarles la contraria así lo hicimos, detrás de ellos como un rebaño de ovejas.

En la bajada del metro había mucha gente turista y local por lo que deducimos que estábamos en el centro y cerca de algún monumento.

Y cual fue nuestra sorpresa al salir a la calle (madre mía aun lo recuerdo y se me ponen los pelos de punta) no topamos cara a cara con el Big Ben.

Bueno más bien nosotros debajo de él, porque aquella visión del monumento a mi personalmente me fascino.

Como digo muchas veces boca abierta.

De noche es bonito con su estudiada iluminación, pero de día y con un poquito de sol del que pudimos disfrutar ese día brillaba como nunca.

Yo me quedé alucinada he de decirlo.

“No podíamos irnos de Londres sin esta foto”

 

Londres Big Ben
Londres Big Ben

 

Tomamos el barco en Westminster Pier pero tenemos que decir que hay otros puntos para tomarlo.

En el barco nos sentamos en la parte de arriba, que es al aire libre y donde un guía te va explicando (en inglés).

Los lugares que vamos viendo a si como anécdotas de cada zona, y tienes unas vistas increíbles.

Nuestra compañía era la Citycruises , y según nuestros amigos es de la mejor que probaron y ahora siempre que alguien les visita hacen este regalo.

Una de las cosas que nos contaron por ejemplo es que cerca del Big Ben en la orilla del río hay unas cabezas de león y ellos tienen un dicho:

 “Cuando el león está bebiendo Londres se está inundando”.

Cosa que explican que al ser la zona alta si el agua llega ya a ese nivel ya está todo lleno de agua.

La imagen que se tiene del London Eye es alucinante. Tu lo ves grande pero desde el río es otra cosa.

No se a mi me pareció incluso mayor de lo que lo había visto dos días antes.

“Me siento diminuta a su lado”

London eye
London Eye

 

Después de ver el London Eye seguimos bajando por el Támesis y vamos descubriendo un Londres que caminando no habíamos visto antes.

Volvemos a disfrutar de las agujas de Cleopatra, un obelisco regalo de Egipto donde hay otro gemelo en Central Park.

Pasamos bajo el puente de Waterloo o puente de las mujeres, ya que ellas participaron en la reconstrucción este puente en época de guerra.

También hay que decir que la piedra que cubre este puente le llama Portland y es un tipo de piedra caliza que se limpia por sí sola con la lluvia.

El siguiente puente Blackfriars Bridge desde el cual observamos como lo antiguo y lo moderno se juntan.

Desde este punto puedes disfrutar de la cúpula de la Catedral de San Pablo

 

St. Paul's Cathedral
St. Paul’s Cathedral
Agujas de Cleopatra
Agujas de Cleopatra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y pasando el Millennium Bridge disfrutas de lo moderno como el Tate Modern o también The Shard Es el rascacielos más alto de la Unión Europea.

La torre tiene 306 metros de altura y 73 pisos.

 

The Shard
The Shard
Playa Londres
Playa Londres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A continuación navegamos por el London Bridge donde hay unas preciosas vistas de el Belfast y la Torre de Londres y como no el Tower Bridge

“Alucinando!!”

Tower Bridge
Tower Bridge

 

Desde este punto también se puede ver la Torre de Londres, construida bajo el reinado de Guillermo I.

Es una enorme fortificación que ha funcionado a lo largo de su historia como residencia real, arsenal, fortaleza y prisión.

Torre de Londres y puerta de los traidores
Torre de Londres y puerta de los traidores

 

Pudimos ver la entrada de los traidores construida por Eduardo I y pasó a ser la entrada de los prisioneros acusados de traición como Ana de Bolena.

A partir de este punto todo es totalmente diferente a lo anterior.

En este punto empieza un Londres más tranquilo y menos fotogénico pero que para mi me pareció precioso.

Encanto de Londres
Encanto de Londres

 

Aparecen los antiguos almacenes a la orilla del Támesis que ahora se han transformado en apartamentos de lujo.

Cerca de ellos se encuentra el Canary Wharf es un gran complejo de negocios de Londres, situado en la Isla de los Perros.

La zona fue uno de los puertos más concurridos mundialmente, llegando a tener hasta 50.000 empleados.

Canary Wharf
Canary Wharf

 

Canary Wharf toma su nombre a partir del comercio marítimo tan importante que tenía el Reino Unido con las Islas Canarias que eran un lugar estratégico en el siglo XVI.

También aparecen algunos de los famosos pub’s de Londres y casas de algún que otro famoso.

Casas de famosos
Casas de famosos
Pub
Pub

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y nuestro trayecto llega a su fin, habíamos llegado a Greenwich, no estaba en nuestros planes pero ahí estábamos en Greenwich.

Nada más bajar descubrimos en Cutty Sark velero que se utilizó para el comercio del té de la China, actualmente está en dique seco y es un barco museo.

Esta zona os cautivo desde el principio, parece mentira que estés en Londres.

Es como un pueblecito, con sus casitas pequeñitas, su pequeño mercado, y sus calles chiquititas.

 

Cutty Sark
Cutty Sark
Calles de Greenwich
Calles de Greenwich

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero lo más importante que tiene como no es el Observatorio de Greenwich.

Es un museo donde podrás ver diferentes instrumentos astronómicos y como no el Meridiano de Greenwich.

Desde aquí se calcula la hora de todo el mundo.

Para llegar a él hay que subir una pequeña colina donde hay un precioso parque que en Otoño está precioso.

“Impresionantes vistas o no?”

 

Parque de Greenwich
Parque de Greenwich

 

Como no podía ser de otra manera entramos entramos en el Observatorio y pudimos probar algunos de los instrumentos que allí tenían.

Al terminar la visita recorrimos este maravilloso lugar, nos fuimos a comer al mercado, donde si no? jijijij

Nos comimos unos bocatas y un pancake de nutella ummm que rico.

Al terminar nos fuimos a tomar una pintas por Londres y he de decir que hubo más de una y dos jijijij

Nos lo pasamos pipa este día.

“Gracias por este regalo chicos.”

Greenwich
Greenwich

Al día siguiente era nuestro ultimo día en Londres y nos íbamos a Camden Town, que decir, recorrer y recorrer puestecitos viendo en cada uno cosas diferentes.

Cominos en los puestos dentro del mercado que esta todo riquisimo la verdad.

Tenemos que decir que nos lo pasamos pipa en este viaje, estos cuatro días fueron una pasada.

Estábamos como niños y con nuestros amigos que hacía tiempo que no veíamos nos trataron de maravilla.

“Londres no te hemos visto por completo pero algún día volveremos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *