Egipto, últimos días de ilusión.

Nuestra llegada a El Cairo fue en la tarde noche de un 13 de septiembre del 2012. Cuando nos bajamos de aquel avión y nos montamos en el autobús que nos llevaría hasta nuestro hotel comprobamos que todo el caos que habíamos visto anteriormente se quedaba corto con lo que estábamos viendo, lógicamente nosotros veníamos de zonas tranquilas y acabamos de aterrizar en la capital. Aquella forma de conducir fue lo que más llamaba nuestra atención, era increíble que se entendieran, que todos llegasen a sus destinos sin sufrir el más mínimo percance, había familias entera sen motos, como cuatro miembros todos allí sentados y apretados y claro está sin ninguna medida de seguridad, había carreteras de tres carriles donde podrías llegar a encontrar cinco filas de coches, para nosotros donde nuestra circulación es tan controlada esto era muy divertido.

Nuestro hotel era el Ramses Hilton, enorme y acogedor con unas vistas a la ciudad desde nuestra ventana del piso 18, eso hace que las vistas sean diferentes, y más si las disfrutas de noche, con la ciudad y sus vehículos iluminándola.

Estábamos en el Ramses Hilton, el río Nilo pasaba a escasos metros de él, pero nosotros no tuvimos la suerte de disfrutarlo desde nuestras ventanas, aunque eso no tenía importancia porque traíamos un agradable recuerdo del día anterior donde nos despedimos de él por todo lo alto.

Como llegamos por la noche bajamos después de darnos una agradable y necesaria ducha nos bajamos a cenar al restaurante del hotel, donde tenemos que decir que estaba todo buenísimo, ese tipo buffet y toda la comida te entraba por los ojos. asi que después de disfrutar de la comida nos fuimos a dormir porque al día siguiente completaríamos ese sueño por el que estábamos allí, visitar las pirámides en todo su esplendor, y disfrutar de ellas como locos.

A la mañana siguiente desayunamos y pronto pusimos rumbo hacia Giza, desde el camino pudimos verlas y ya estábamos impresionados así que sabíamos que cuando llegásemos delante de ellas sería la bomba.

Nosotros llegamos en autobús ya que este viaje lo habíamos contratado en agencia, pero puedes llegar desde cualquier hotel el taxi, con su tradicional regateo, y preparaos porque estos egipcios son muy duros, o mediante bus o van contratada en el mismo hotel.

img_5154

Las Pirámides de Giza son la única de las 7 Maravillas del Mundo antiguo que aún sigue en pie, y eso hace que te generen más interés por verlas, o por lo menos a nosotros si.

Existen muchas teorías de cómo se construyeron pero no hay ninguna oficial ya que no existen documentos que lo demuestren, se cree que tardaron casi veinte años en su construcción, donde usaron más de 2 millones de bloques de piedra de entre dos y cuatro toneladas cada uno que picaron transportaron y colocaron cerca de 20000 hombres libres.

Cuando te cuentan todas estas cosas delante de ellas no te lo crees, te parece imposible, increíble impensable que por aquella época y sin infraestructuras ninguna unos superhombres construyeran esa majestuosidad con sus propias manos.

img_5186

La primera que vimos fue Keops la cual fue construida para estar alineada perfectamente con el norte. Pudimos incluso subirnos a sus bloques y ver que de verdad eran enormes. Nos dieron la opción de entrar dentro de ella pero nosotros decidimos ver la más pequeña porque esta estaba llena de gente y la otra estaba vacía, así pudimos disfrutar de esa experiencia solos.

De camino a las gran esfinge pudimos ver las pirámides desde otra perspectiva que personalmente para mi es la mejor y más impresionante.

img_5279

La esfinge con su cabeza humana y cuerpo de león orientada hacia el este (por donde sale el sol) está construida en piedra caliza y estuvo mucho tiempo enterrada por eso solo se le veía la cabeza, hasta que a finales del Siglo XIX decidieron desenterrarla completamente.

Cuenta la leyenda que perdió su nariz de un cañonazo gracias al ejército de Napoleón, pudo después se comprobó que solo era una leyenda. Lo cierto es que por la erosión del viento y la arena se está resquebrajando poco a poco.

Con todo esto y después de ver las pirámides aquella esfinge de casi 20 metros de altura sigue haciendo sentirte un enano y diminuto, también he de decir que la imagen de las pirámides se compara a la perfección después de observarlas con la esfinge al frente de ellas.

img_5355

Ahora sí podemos decir que habíamos completado aquel sueño por el que estábamos allí y he de decir que fue algo increíble comprobarlo juntos y hacer de un sueño dos sueños cumplidos, por mucho que te lo cuenten nada se compara a estar allí. Es mejor vivirlo que leerlo.

El día siguió con la visita al famoso bazar Khan El-Khalili donde nos maravillaron sus callejuelas llenas de tiendecitas donde podrás encontrar desde sus famosas sedas egipcias hasta cualquier cosa que te imaginaras. En este bazar aprendimos a regatear, aunque fue un aprendizaje muy duro porque estos egipcios tienen mucha labia y arte para cautivarte y llevarte a su terreno así que ser fuertes y lo conseguiréis.

Solo nos queda decir que para nosotros este viaje fue apasionante y el que mas tarde nos animo a seguir viajando a sitios increíbles que nos han cambiado como personas, por eso siempre te estaremos agradecidos Egipto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *