Egipto, un sueño por cumplir.

Hola compañeros qué tal?  como lleváis vuestros planes de escapadas.

Hoy os vamos a contar la experiencia en nuestro primer gran viaje, os hablaremos de nuestro viaje por Egipto, concretamente del crucero por el río Nilo, os contaremos todo lo que sentimos y aprendimos allí, ya que fue nuestro primer gran viaje juntos,el primer contacto con otras culturas, otra comida, otros viajeros y como no nuestra primera salida de la temida zona de confort aunque pequeñita pero poco a poco no, como todo el na vida siempre hay una primera vez y esa primera vez nunca es ni la mejor ni la más espectacular. Así que ahí va nuestra forma de descubrir Egipto por el río Nilo.

Allá por el 2012 disponíamos de días de vacaciones que por casualidad nos había tocado disfrutarlas juntos y nos decidimos a realizar un viaje. Después de mucho pensar en destinos decidimos, o más bien Ramón, decidió que tenía un sueño desde pequeño y era ver las Pirámides de Egipto desde cerca, poder tocarlas, poder sentirlas, así que después de mucho hablar y concertar ya teníamos destino decidido. Ahora tocaba organizar ese viaje, que por aquel entonces poco sabíamos nosotros de que era “Skyscanner” o “Booking”, o simplemente nunca hubiésemos pensado que se podría llegar a cualquier parte del Mundo simplemente con las ganas de conocer cómo lo hacemos ahora. Nosotros no seguíamos a viajeros (y ahora seguimos a unos cuantos), no leíamos post sobre viajes (y que decir que ahora empezamos a escribirlos) no conocíamos a nadie que viajase de forma libre (ahora los conocemos en los viajes y compartimos cervezas por el Mundo) y tampoco sabíamos inglés (ahora no es que sepamos mucho pero estamos trabajando en ese tema) y eso nos echaba mucho para atrás ya que el inglés es el idioma universal y sin el poco puedes hacer, aunque tenemos que deciros que eso no puede ser un problema para descubrir el Mundo, nosotros hemos llegado a partes del Mundo increíbles sin saber inglés, qué es importante sí pero no es primordial, con chapurrear un poco puedes sobrevivir en cualquier parte del Mundo.

Pues con todos estos contras a nuestras espaldas decidimos que era el momento de hacerlo y nos fuimos a una agencia de viajes y plantearles nuestro destino y que ellos nos buscaran la mejor opción para cumplir ese gran sueño que uno de nosotros tenía desde pequeño. Así lo hicimos, este fue nuestro pequeño gran paso en esta pasión de viajar y así os lo contamos.

Para llegar hasta nuestro destino tuvimos que coger 3 aviones. Asturias-Madrid, Madrid-El Cairo y El Cairo-Luxor, lo que quiere decir que el viaje fue largo, tanto que cuando llegamos al barco eran cerca de las doce de la noche y nos dicen que al día siguiente teníamos que levantarnos a las 5:30 porque saldríamos hacia las 6 de la mañana, nuestras caras fueron un poema, pero si veníamos de vacaciones, veníamos a no madrugar.

Al día siguiente nos levantamos sin problemas ya que la luz cegadora del Sol entraba por nuestras ventanas brillando y despertándonos con alegría, era nuestro primer día en Egipto y veríamos maravillas inimaginables.

La primera parada seria el Valle de los Reyes, que se encuentra entre colinas arena y piedra, el valle es la necrópolis del antiguo Egipto en las cercanías de Luxor donde se encuentran las tumbas de la mayoría de los faraones, entre ellas la tumba de Tutankhamon. Algo alucinante para nuestros ojos ver todo aquello. No disponemos de fotografías porque estaba prohibido en ese momento.

De camino paramos a ver los Colosos de Memnon, exactamente son los guardianes de la tumba del faraón, están esculpidas en piedras traídas de Giza y miden la friolera de 18 metros de altura, osea que imaginaros a esos pobres esclavos transportando esas piedras, hombres increíbles que murieron trabajando para su dueño.

img_3762

Los siguientes templos que vimos fueron el de Luxor y el de Karnak, los cuales antiguamente estaban unidos por la avenida de las esfinges son tres kilómetros en los cuales actualmente solo se pueden disfrutar de el principio en cada templo,pero simplemente imaginarlo es una pasada, cuanta gente caminaba por esa avenida en los tiempos gloriosos de este reino.

Y qué decir de los templos, el de Luxor es el más destacable pero para nosotros lo que mas nos gusto fue su entrada, la pena es que esta incompleta, le falta un obelisco, ya que según cuentan fue regalado a Francia, y este está en la plaza de la Concordia. Después de pasar por la entrada es una sucesión de patios y salas enormes todas ellas llenas de columnas y jeroglíficos donde se pueden ver las batallas ganadas de Ramsés II.

img_3855

El templo de Karnak, está dedicado al dios Amón Ra que es el dios del Sol y se accede a través de un paseo de carneros.

Lo más impresionante que vimos en el fue la sala hipóstila, es un bosque de 134 columnas muy enormes, todas con sus grabados, e imaginarlas con todos sus colores simplemente es para quedarse con la boca abierta. Nosotros tenemos un gran recuerdo de esta sala ya que nos quedamos sentados en el suelo admirando tal construcción, imaginándola con todos sus colores, y pensando en todo lo que se tuvo que haber vivido allí.

img_3891

Y después de todas estas sensaciones nos volvimos al barco a comer y disfrutar de la piscina, ahora si que empezaba el momento vacaciones. He de decir que ese día la piscina fue maravilloso, se paró el tiempo por completo, disfrutando de aquellos paisajes navegando por el río Nilo, aún recuerdo mis palabras al verlos “parece que estamos en el portal de Belén”

img_3947 img_3980

 

 

 

 

 

 

 

Al día siguiente la visita programada era el templo de Horfu. Recuerdo que llegamos hasta él en calesa, ahí fue cuando descubrimos lo que es el tráfico caótico. Vimos motos donde iban tres personas sin ninguna norma de circulación, aun puedo recordar la cara de susto y sorpresa que pusimos, si alguien nos dijera en ese momento que este nosotros conduciremos motos por Asia donde reina también el caos por las carreteras nos reíamos de el. Y ahora parte primordial de un viaje por Asia es alquilar una moto para ir a donde te dé la gana.

img_4154

Bueno que me lío, cuando llegamos al templo fuimos caminando por unas pequeñas callejuelas con muros a los lados, y de repente apareció aquella majestuosidad con sus 140 m  de altura, parecía mentira que este templo estuviese cubierto de arena hasta que lo encontraron, gracias a este hecho es el templo mejor conservado. Está dedicado al dios halcón Horus, dentro de él, en una sala se encuentra una barca sagrada de la que tenemos que decir que es una réplica, ya que la verdadera está en el Museo de Louvre, gracias a que los franceses la pidieron prestada para hacer una copia y esa fue la que mandaron a Egipto.

img_4029 img_4024

 

 

 

 

 

 

 

A la vuelta al barco tenemos tarde de navegación para al final ver un precioso atardecer en el templo Kom Ombo, fue mágico ver el atardecer desde este templo a la orilla del Nilo y tocando esas columnas que tienen mil historias vividas. Muchas partes de este templo han sido destruidas por crecidas del Nilo, terremotos o simplemente saqueos.También te puedes acercar a ver el museo de las momias de cocodrilos.

img_4250 img_4347

 

 

 

 

 

 

 

Para nuestro ultimo día teníamos preparada una gran visita, Abu Simbel.

Nos levantamos hacia las 3 de la madrugada para coger una autobús y recorrer el desierto de Asuán en caravana escoltada, el viaje dura sobre 4 horas, y se tienen unas vistas preciosas del amanecer en el desierto.Tuvimos mucha suerte ya que el autobús llegó el segundo, y como nuestro guía era un máquina, enamorado de su trabajo y disfrutaba de enseñar todos los rincones que visitamos nos dijo que corriéramos y entrásemos y al salir él nos daría las explicaciones, gracias a esto pudimos disfrutar del templo vacío, solo para nosotros, con esto tuvimos una experiencia única, mágica y maravillosa. El templo en sí es increíble, pero personalmente lo que mas me impresiono fue el traslado, trasladar el templo piedra a piedra y construirlo idéntico es único, ya que el templo es enorme. La fachada tiene una altura de 38 metros, te sientes diminuto al lado de las cuatro estatuas que lo custodian. Y qué decir del interior, simplemente impresionante, con esas estatuas y esos colores que aún conserva.

img_4555

Tenemos que contaros que este templo está construido de tal manera que durante el periodo desde el cumpleaños y hasta la fecha de su coronación los rayos del sol penetran por la puerta y alumbran tres de las cuatro estatuas que se encuentran al fondo del santuario, Amón, Ramsés II y Ra-Horakhti. Con el traslado este maravilloso fenómeno se conserva.

img_4523

En Abu Simbel también se pueden observar el templo de Nefertiti y el lago Naser.

Para terminar el día y con esto el crucero por el Nilo hicimos una visita en faluca a un poblado nubio. Navegar desde tan cerca era una pasada, ver esa vegetación, esas piedras que parecen hechas de cartón, saludar a los niños locales que se encontraban en la orilla jugando.

img_4717 img_4684

 

 

 

 

 

 

 

Y como broche final y para despedirnos a lo grande del río nos pegamos un baño en una de sus “playas”. Ese momento nos gusto muchisimo, nos atrevimos a bañarnos y lo pasamos como niños la verdad, Ramón se atrevió y fue nadando hasta una roca en el centro del río, para volver tuvo que esforzarse había corriente y la profundidad de este en su parte central era bastante grande. Creemos que allí no había cocodrilos, o si los había tuvimos la suerte de que ninguno pasara a saludar. Bañarte en el Nilo son palabras mayores y al ser el la parte superior del río el agua estaba limpia y sin contaminación de ciudades y pueblos.

img_4790

También visitamos la Presa de Asuán, 8º mayor del mundo por superficie y 4º por volumen, construida en los años 60 produce aproximadamente la mitad del consumo eléctrico del país y es enclave estratégico del ejército. Este “monstruo” arquitectónico es digno de ver. Además sus vistas son imponentes tanto para el lado del agua como para el del muro de hormigón.

Decir que esta parte del viaje nos cautivo por la tranquilidad que vivimos en todo momento, las maravillosas visitas que realizamos y que estar allí donde había sucedido tanta historia era un sueño cumplido, al día siguiente volamos a El Cairo para conocer el caos de  la ciudad y cómo no descubrir las Pirámides de Giza, pero eso será otro capítulo del que disfrutaréis en otro momento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *